Preservando mil años de vida: El Museo de Historia de los Judíos Polacos asegurado por Bosch

 

El Museo POLIN de Historia de los Judíos polacos en Varsovia está ahora equipado con una red integrada de Soluciones de seguridad Bosch. Esta solución personalizada comprende la detección de incendios, evacuación, detección de intrusos, control de acceso y video vigilancia, diseñada para requisitos estrictos de seguridad particularmente de autoridades policiales.

En caso de que los requisitos cambien en el futuro, todo el sistema de seguridad podrá ampliarse y adaptarse fácilmente.

A nivel mundial, el Museo de la Historia de Judíos Polacos es una de las más prestigiosas instalaciones. Situado en el antiguo corazón judío de Varsovia, que se convirtió en el gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial, es una joya arquitectónica y un símbolo de la nueva cara de Varsovia. La exposición central presenta mil años de historia de los judíos polacos en 43.000 pies cuadrados. Además, el museo ofrece un enriquecedor programa cultural, incluyendo las exposiciones temporales, películas, talleres, conciertos, conferencias y mucho más.

Para proteger del fuego a los visitantes, empleados y exhibiciones, el socio local de Bosch Elektroprojekt instaló Paneles Modulares de incendios Serie 5000 y teclados remotos de la serie 5000. Los paneles operan con detectores de humo inteligentes. Este sistema está integrado con Praesideo digital y sistema de evacuación de Bosch. Praesideo permite la distribución automática de cuatro diferentes mensajes de evacuación en partes específicas del edificio. Con el fin de garantizar una óptima Inteligibilidad en un entorno acústicamente difícil con techos altos, Bosch realizó una serie de simulaciones en las habitaciones antes de planificar el sistema de sonido. Dependiendo de la ubicación, se emplearon cinco tipos diferentes de altavoces, incluyendo, altavoces de columna y altavoces en el techo.

En cuanto a la detección de intrusos, una Plataforma Modular de Alarma 5000 con 700 detectores de intrusión no solo asegura áreas administrativas y de oficina, sino también la colección del museo. Otras áreas, no públicas también están garantizados por un sistema de control de acceso con controladores AMC y alrededor de 190 lectores de tarjetas.

La Videovigilancia en el museo consta de un Bosch Video Management (BVMS), Video Recording Manager (VRM) y múltiples cámaras de red, incluyendo la cámara con tecnología Starlight, capaces de ofrecer imágenes de alta calidad incluso en condiciones extremas de poca luz y sin importar el movimiento de objetos. El Video Recording Manager de Bosch ayuda al fácil manejo de grandes volúmenes de información para maximizar su confiabilidad ya que soporta tanto el balanceo de carga evitando fallas en las grabaciones en caso de que el arreglo primario de almacenamiento esté lleno o no se encuentre disponible.

Todos los sistemas de seguridad y protección en el Museo están basados en tecnología IP y están estrechamente integrados a través del Building Integration System de Bosch (BIS), lo que permite operaciones centralizadas y la gestión de alarmas.